La primacía del español de Wert

A Wert le encanta ser noticia. Y al gobierno español, deseoso de traspasar el interés hacia otro punto debido a la enorme presión que le sigue desde su nombramiento, le encanta que sea noticia. No ha habido mes en el que el ministro de Cultura haya acaparado primeras planas con polémicas declaraciones sobre puntos ya olvidados o secundarios en la actualidad española.

Pero si genera polémica en sus declaraciones, más la genera con sus actos. Este fin de semana nos encontrábamos la noticia de que los idiomas vehiculares, como el gallego, catalán y vasco, no iban a primar sobre el español en la enseñanza. Es decir, que esos idiomas quedarían como asignatura especializada, y no obligatoria, además de la imposibilidad de dar más clases en cualquiera de esos idiomas que en castellano.

wert-educacion-reunion-lomce-consejeros-autonomia--644x362

La medida es actual y antigua a la vez: es nueva en el sentido de que es la primera vez que se produce en democracia, y es antigua al ser un claro retroceso del avance de la consideración como lenguas oficiales del gallego, catalán y vasco. No en vano ha sido aplaudido por todo el sector más derechista de la prensa. Hablamos de una medida retrógada, que da más importancia al idioma de toda España al considerado oficial en sus respectivas comunidades autónomas, y que no permite la libertad de un gallego, un vasco, o de un catalán, de poder aprender con su lengua materna. Hay catalanes que dominan más catalán que español, que les gusta más y que se sienten mejor hablándolo, pero eso no quiere decir que deje de aprender castellano, ya que es una asignatura obligatoria en todas estas comunidades. Al ser lenguas oficiales, una persona de dichas comunidades tiene completo derecho a dar el uso a cada una que quiera: si quiere todas las clases, una vez empezada la secundaria, en español, que pueda hacerlo. Si quiere todas las clases en gallego, que pueda hacerlo. Y si quiere hacer mitad y mitad, que tenga la completa libertad para hacerlo.

No solo resta libertad, sino que da más madera a la hoguera independentista. Después de unas elecciones claramente independientes, en el que los partidos que apoyan la salida de Cataluña de España (CIU, ICV, ERC) han sido clara mayoría, y con el partido de Mas buscando aliado para el gobierno, la medida solo crea más rencor hacia el estado centralista, y borra casi por completo cualquier opción que tuviera el Partido Popular de formar gobierno con CIU, lo que era posible gracias al pacto fiscal. No en vano, en la mañana del 5 de diciembre, empezó a ser noticia que después de esto el pacto entre CIU y Esquerra empezaba a ser más que probable.

Después de endurecer una ley ya de por si criticada por un amplio sector del pueblo, la Ley Sinde, tras polémicas opiniones (“hay que españolizar Cataluña”) y del revuelto del mundo de la cultura al que se supone que representa, Wert se ha coronado con una medida que procede al retroceso de España como pueblo plural, a la pérdida de libertad de la población de las comunidades con lenguas cooficiales y a anticuar la sociedad española en sí.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s