The Strokes – Comedown Machine

The-Strokes-Comedown-Machine

En el año 2011, The Strokes dejaban atrás un parón de cinco años sin ir al estudio sacando al mercado Angles. En Angles intentaban dejar atrás su proceder habitual, el que tanta fama y aclamación les había dado, por experimentar con sonidos más propios de los ochenta. Esta experimentación  se mezclaba con su tónica anterior dando temas muy propios de la banda y otros ya más buscando un nuevo estilo.

Como si la carrera de los Strokes hubiera sido en los propios finales de los 70 y empezásemos el principio de los 80, han dejado atrás el post punk de bandas como The Cars o Television para atacar nuevos sonidos como los de A-Ha. Y ese camino se ha hecho todavía más marcado en su quinto álbum, Comedown Machine.

Precedido su lanzamiento por el estrambótico single One Way Trigger (claro ejemplo del sonido A-Ha anteriormente referido, incluso fusilando su Take On Me, con la que se parece demasiado), se esperaba que este fuera una de esas rarezas experimentales que habían tenido en Angles, como Games o Macchu Picchu. Qué gran sorpresa el descubrir, al abordar el disco, que prácticamente todas las canciones, menos el convencional y poco inspirado single All The Time, iban a ser del estilo de One Way Trigger. Falsetes, partes electrónicas, ritmos que no desentonarían en la fiesta ochentera más hortera y baladas de una New-Wave desfasada hasta para aquella época.

Este cambio podría ser aceptable si las canciones fuesen inspiradas. Pero nada más lejos de la realidad. Comedown Machine se queda para el seguidor de The Strokes entre la risa y el espanto, casi insultado por el cambio de una banda a algo que no suena ni a ellos mismos. El fan se encuentra con canciones indefendibles, como Partners in Crime, Chances  o la horrorosa 50 50. El continuo falsete de Casablancas se hace insoportable a la cuarta canción, y el hecho de que los solos estén en las canciones más controvertidas solo constata el intento de que este cambio sea aceptado, pero ni un buen solo salvaría una canción mediocre, dejando claro que los solos que se escuchan en dichas canciones son, como no, mediocres.

¿Es Comedown Machine un mal disco? No cabe lugar a duda. ¿Es Comedown Machine un gran disco de humor involuntario? Claramente, sí. Los detractores de The Strokes se lo pasarán  genial escuchando una o dos veces (que tampoco son masoquistas) este artefacto que deja muy atrás los tiempos en los que la banda pertenecía a los más grandes. Tiempos demasiado cortos para ser tomados en serio, pero buenos tiempos, al fin y al cabo, teniendo en cuenta lo que se nos ofrece ahora.

Valoración: 3´5/10, ya que valoro mucho que me hagan reír. 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s