Ryan Gosling: el magnetismo desenfadado.

Critica-Idus-de-marzo-1

Hace unos pocos días hemos conocido la noticia de que Ryan Gosling, el actor de moda en Hollywood, ha decidido retirarse temporalmente.  “He estado haciéndolo mucho. Ya he perdido la perspectiva sobre lo que estoy haciendo. Creo que me irá bien tomarme un descanso y reflexionar sobre lo que hago y cómo lo hago” ha comentado al respecto. “Necesito tomarme un descanso de mí mismo, y creo que el público también”.

Aún así no será la última vez que le veamos en pantalla. Como Leonardo Di Caprio, otro actor que ha decidido retirarse temporalmente, cuenta con varios proyectos finalizados o por finalizar. A Ryan le acabamos de ver en la fallida “Gangster Squad”, viva demostración de que a Fleischer el éxito de Zombieland le salió por casualidad, y por el momento lo vamos a ver en Cruce de Caminos (The Place Beyond The Pines), junto a Bradley Cooper y dirigida por Derek Cianfrance, director de una de sus películas más notables, Blue Valentine. También repetirá con el director de Drive, Nicholas Winding Refn, en el film Only God Forgives, de la que él mismo ha señalado que es “la película más extraña en la que he trabajado”. También se dice que está en proyección otra colaboración con Refn para el remake de La Fuga de Logan. Y por último, está prácticamente grabada la última película del poético Terrence Malick, director de El Árbol de La Vida o La Delgada Línea Roja, llamada Lawless y en la que coincidirá con Christian Bale.

¿ Merece tanta atención Ryan Gosling?

Probablemente el sector femenino asienta sin pensar a esta pregunta, pero lo que también es probable es que el sector cinematográfico también lo haga. Ryan Gosling probablemente sea, junto a unos pocos señalados, el actor joven (32) más interesante de la gran pantalla. Ryan forma parte de ese grupo de actores que brilla por su magnetismo, que con poco esfuerzo se puede apoderar de la pantalla, en la línea de Marlon Brando o Steve Mcqueen: un actor que con pequeños gestos puede implantar suficiente personalidad al personaje como para que destaque por encima del resto. Ese atractivo hacia la pantalla, más que a George Clooney, como recientemente se le ha comparado (craso error), se acerca al ya comentado Marlon. Ryan Gosling se apodera del papel con una mirada, con un gesto, con un aura que le permite sacar mucho de poco. No es un artista de gestos, no es un actor de variado género: es un intérprete que lleva los papeles a su registro. Y en la actualidad cinematográfica, alguien tan magnético siempre es bien recibido.

Ahora todo el mundo conoce a Ryan Gosling, preferentemente por los éxitos conseguidos en el año 2011, con los taquillazos de Drive, Los Idus de Marzo o Crazy, Stupid, Love. 2011 fue su año, llegando rápidamente a formarse como estrella de Hollywood.  Pero la carrera del canadiense ha sido larga y fructífera, tanto en sus aventuras en televisión como en el cine independiente que aún no quiere abandonar.

Resumen rápido de su biografía:

Gosling,  canadiense nacido en un pueblo de Ontario, fue un niño rarito de padres mormones al que le costaba reunir amistades al ser algo retraído. En la universidad se le fue diagnosticado trastorno déficit de atención y prescrito Ritalin. En una particular anécdota suya, se hizo fan de las películas de Rambo y llegó a ir al instituto armado con navajas, lo cual le costó la suspensión.

A los 12 años empezó a actuar en el Mickey Mouse Club junto a Justin Timberlake (del que se hizo gran amigo), Christina Aguilera o Britney Spears. Es conocido por el ser el actor principal de la serie El Jóven Hércules (lo cuál, unido a nuestro recuerdo de la serie y las reposiciones en la televisión española, nos da una imagen algo ridícula). A los 19 años comienza su gusto por actuar en películas serias y da comienzo a su carrera cinematográfica en El Creyente (The Believer) en 2001, actuando de neonazi, lo que le causó muy buenas críticas de inicio.  En los años posteriores siguió actuando para películas de cine independiente como Murder By Numbers, The Slaughter Rule o The United States Of Leland, consiguiendo cierta reputación y el apoyo de la crítica especializada.

En 2004 llega su primer golpe en taquilla con la romántica El Diario de Noa, uno de esos films lacrimógenos al uso pero de buena facturación, que le hizo famoso tanto a él como a su compañera Rachel McAdams. Tras un traspiés en el thriller Stay, en The Notebook (2006) consiguió su primera y única nominación al Óscar, interpretando a un profesor de secundaria adicto a las drogas.

Después de la extraña Lars Y Una Chica de Verdad, donde su personaje tiene una particular relación con una muñeca hinchable, y tras actuar junto a su admirado Anthony Hopkins en The Rapture, Gosling se toma un descanso de tres años, hiato que utiliza para poner en marcha un proyecto musical de indie rock llamado Dead Man’s Bones, con un único disco en el que toca la guitarra, el bajo y también canta. Gosling es admirador del jazz, además del blues y rock, además le encanta el ajedrez y la literatura (vamos, que el chaval está curtido).

29972311_En 2010 vuelve al cine con más fuerza que nunca y llega al ya referido estrellato hollywoodiense: primero en la independiente Blue Valentine, donde su actuación y la de Michelle Williams como pareja protagonista recibieron mil elogios.  2011 le consagró como figura tanto mediática como cinematográfica con las películas Drive, Los Idus de Marzo y Crazy, Stupid, Love.

Principales obras:

A pesar de su juventud, Ryan Gosling ya cuenta con una buena trayectoria en el cine estadounidense. Entre su curtida filmografía, hemos resaltado estas películas como lo mejor, o lo más importante, de su producción.

The Believer (2001) Su primer papel protagonista llegó tras la consideración del director de que Gosling podría hacer un buen trabajo conociendo tan de primera mano la religión. Y así fue:  Gosling actúa de un judío que se vuelve neo-nazi (sí, va en serio) . Premiado en Sundance, causó las primeras críticas alabatorias al trabajo del canadiense.

images (1)

El Diario de Noa (2004) The Notebook es lo que es: un film dirigido casi en su totalidad al público femenino, repleto de artificios, buscando el uso del pañúelo y con un final repleto de emociones que se ve desde el minuto 1. Sin embargo, lo que le distancia de tantos subproductos al uso es su buena facturación, el talento en manejar el metraje del film y el hándicap que suponen las actuaciones de los convincentes Gosling y McAdams, además de su demostrada química (pese a que en el rodaje se odiaban, aunque posteriormente salieran juntos). El de Ontario se muestra convincente al dar a su papel un toque de novio inocente, imprudente  e impulsivo, como bien explicó en su día el periódico The New York Times diciendo en su crítica de la película “Sus actuaciones son tan espontáneas y con combustible que rápidamente te identificas con los novios imprudentes, que encarnan una inocencia que tiene todo pero desaparecida de la vida de los adolescentes estadounidenses. Y contra tu propio juicio, te arraigas para que la pareja venza las probabilidades en contra de ellos.”

Half Nelson (2006): Su primera y unica nominación al Óscar llegó con su particular actuación de un profesor de secundaria drogadicto que cae enamorado de una alumna con la que contrae amistad tras esta pillarle drogándose. Considerada por el American Film Institute como una de las 10 mejores películas de dicho año dada su buena consideración entre la crítica, que nombró a Gosling “el mejor actor de su generación”. La cinta no deja de ser una buen film con una excelente interpretación como piedra angular.

Blue Valentine (2010): Extraño debut el de esta película en España , ya que se estrenó este año cuando es de hace tres. Notable drama que trata tanto el amor como el desamor de una pareja condenada al fracaso como tal, funcionando al ser descorazonadora sin buscar el artificio o la lágrima fácil. El film se sustenta por las actuaciones tanto de Gosling como de Michelle Williams. Para mi juicio, es el primer papel adulto de Gosling, rescatando el toque inocente que le valió en el Diario de Noa pero dando mucha mayor profundidad y capacidad interpretativa. Además, podemos descubrir la capacidad musical del canadiense si no somos conocedores de su grupo Dead Man´s Bones. Blue Valentine es muy bonita, muy dura y realmente aconsejable.

Los Idus de Marzo (2011): George Clooney se adentra de forma crítica en la política norteamericana con este drama sobre las luchas de poder en unas elecciones primarias. Ryan Gosling destaca entre actores realmente consagrados como Philip Seyfour Hoffman, Marisa Tomei, Paul Giamatti o el propio Clooney interpretando al personaje protagonista, un novato frente a las conspiraciones oscuras que se forman en el mundo de la política. En un notable film que va de menos a más, la interpretación de Gosling es muy notoria, siendo bastante extraño que no recibiera ninguna nominación al Óscar, en un tipo de papel que gusta mucho en la academia.

images

Drive (2011): Entre la Serie B, las películas de los 70/80 de cine de autor y el western de Leone se encuentra Drive, una sobresaliente película acerca de un conductor de coches sin nombre, héroe anónimo del que no necesitamos saber su historia para explicar su comportamiento.

Sin duda alguna, lo que en este film te saca de las carreteras secundarias para meterte en la autopista del infierno es una brillante dirección que se hace constatar en los 95 minutos de película: es increíble como en medio de silencios y de un aire a naturalidad, a cotidiano, aparezcan cosas tan sorprendentes y estremecedoras, como es el caso de la ultraviolencia moderna que aparece en Drive, que te pilla siempre por sorpresa. La música hipnótica, la ambientación penetrante y un hilo argumental que crea magia en lo que a primera vista considerarías minutos de basura, consiguiendo que en toda la película no puedas ni pestañear.

Drive es una película muy completa: registra varios géneros agitándolos entre sí. Podemos encontrar una sección romántica, una sección de acción, una parte de suspense… Pero su clave es el magnetismo de Ryan Gosling, un anti héroe con “capa” (la chaqueta del escorpión), registrando una actuación de pocos gestos pero arrolladora por su capacidad para apoderarse de la pantalla y llevar al personaje al icono y al film al culto.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s