Viña Rock 2013: Sin fuerza de tornado.

En el primer fin de semana de mayo ha tenido lugar el festival de rock kalimotxero Viña Rock en la ciudad de Villarobledo, de la provincia de Albacete. Todos sabéis que el festival es una eminencia en  el mundo del rock español, habiendo reunido en sus 18 años a prácticamente todos los grupos de dicho panorama.

Este año 2013 el cartel aparentaba ser mucho más flojo, y efectivamente así fue. Para el que aquí suscribe fue su segundo Viña Rock tras el del año pasado, al que acudí medio enfermo pero me encontré con muy buenos conciertos de Los Suaves, Barricada, Rosendo, Nach o Foreign Beggars. Sin embargo, a este he ido más fuerte, me lo he pasado muchísimo mejor en un camping donde los gritos de “Antonio” y “Bukakke”, y los tornados que aparecíeron de la nada llevándose  tiendas y cerveza eran la orden del día a día Pero sin embargo, en los conciertos solo he podido reunir peros y malas caras. Os haré un breve repaso diario de lo que vi sin aburriros mucho y tampoco sin tratar de dejarme cosas fuera.

vinarock-2013

JUEVES 2 DE MAYO

Empezamos la jornada del jueves seis horas después de su inicio, a las 12 de la noche, con el concierto de BERRI TXARRAK. No imaginábamos la cantidad de gente que buscaba entrar en el recinto, por lo que llegamos considerablemente tarde al concierto. Una vez ya allí todas las buenas consideraciones que me habían hablado sobre el grupo navarro se hicieron ciertas: pese a que el estilo de Berri Txarrak no es el mío particularmente, en directo son realmente buenos y logran vender su música con bastante buen tono y acierto. Una de las mayores y mejores sorpresas del festival, un grupo que está en auge y que su calidad está aupando más allá de sus aparentes limitaciones.

Después de los vascos, era la hora de uno de esos grupos míticos que se reinciden en el cartel del festival durante años y años. Los BOIKOT no decepcionaron, si no tampoco sorprendieron. Se limitaron a hacer un buen concierto, apoyados en sus canciones míticas y en un buen ritmo. Siendo mucho menos agobiante que el año anterior, lograron el aprobado y no buscaron más que eso.

Había dudas en mi grupo de si ir al laureado concierto de La Pegatina o si por embargo pasar de consideraciones de calidad y acercarse a echarse unas risas en GIGATRÓN. No dudo de que La Pegatina tiene un buen directo, pero no es un grupo que escuche en mi casa, así que la necesidad de cerveza me acercó al grupo parodia. Qué decir. Fue un concierto de 10 y de 0 a la vez. Las risas fueron máximas.  Algunos momentos musicales tampoco estuvieron mal. Pero lo dejaremos ahí.

De allí subimos las aspiraciones musicales con otras de las sorpresas (para mí) del festival, O’ FUNKILLO. Su mezcla de funk, rock y en ocasiones flamenco fue a ratos excelente. No es difícil hacer un buen concierto si lo apoyas en semejante bajista, Jorge del Bao,  que realizó una verdadera exhibición al bajo.

Llegó a nuestros oídos que la noche cerraría con un concierto tributo a AC/DC. Demasiado tentador como para rechazarlo.  Así, rodeados de un público ya afectado por las horas, llegamos a THE BILLY YOUNG BAND, banda tributo española al grupo de los hermanos Young. Nunca el napalm se hizo tan necesario. Para el puesto de Angus Young, contaban con un doble de Danny De Vito, el típico sevillano feligrés de un bareto en el que se ríen de él porque no llega a la máquina tragaperras. El tipo no contaba con el nivel instrumental de Angus Young y cada vez que llegaba un solo procedían las apuestas a dónde lo iba a destrozar. Por otro lado, no ayudó la falta de intensidad al tocar un punto más lento todas las canciones, ni tampoco fue de mucha ayuda el recordatorio excesivo cada canción y canción de que estábamos viendo a un grupo español. No fue un gran cierre de noche, aunque todo el mundo merecería ver a semejante esperpento de Angus sólo para incrementar su vis cómico.

toy_dolls_burgos_2013__04

VIERNES 3 DE MAYO

La jornada del viernes no era tan interesante como la del jueves y el número de conciertos a los que asistí decreció. Sin embargo, asistimos al que fue el verdadero cabeza de cartel del festival, THE TOY DOLLS, banda mítica más conocida por sus himnos de canto etílico y su punk guarro con reminiscencias surferas de los cincuenta, con canciones como el conocidísimo Nellie The Elephant. El grupo no decepcionó y sacó lo mejor de sí ante un público completamente entregado. Detalle de relevancia rememorar la gran versión de  uno de los clásicos de The Ventures con la que empezaron los bises.

Después de agotarnos con Toy Dolls, asistimos a SEGISMUNDO TOXICÓMANO en la lejanía. No sonaron nada mal los (…), estando a su nivel habitual. A falta de dos canciones, nos pusimos en el escenario de al lado a terminar de escuchar a Segis con facilidad, dada la proximidad entre uno y otro escenario, y así tomar sitio para ver a los italianos TALCO. El concierto de Talco se convirtió en un pogo constante de las primeras 40 filas, llegando a ser agobiante en algunos instantes. No fue mejor musicalmente que Toy Dolls, tampoco más intenso, sí más animado gracias a la cantidad de pogos, Wall of deaths, y diversos empujones que se dieron.

La fama reciente de Extremoduro en directo no es muy positiva, así que mis compañeros que asistieron a IROS TODOS A TOMAR POR CULO, grupo tributo a los extremeños, afirmaron sin pestañear que eran prácticamente mejores que el grupo al que hacían tributo. Por mi parte no puedo opinar al no asistir al concierto, ya que mi agotamiento al final de esta jornada era excesivo, pero está claro que después de tales comentarios, no podría dejar de asistir a un concierto suyo si se pasan cerca de mi casa.

SÁBADO 4 DE MAYO

Resulta buen indicador del poco interés que me creaba este Viña Rock que tuve que esperar a la última jornada para asistir al primer concierto vespertino, en este caso los valencianos UZZHUAIA, cuya mezcla de hard rock, rock clásico y heavy metal cantado en español me hizo moverme a horas de tarde al escenario 3. El grupo de Pablo fue una de las sorpresas más gratas del Viña: nunca los había visto en directo y me agradaron en demasía. Demostraron estar en un gran momento de forma y fue uno de los primeros conciertos a los que he asistido en los que se ha avanzado una canción nueva y esta ha sido una de las mejores de su repertorio. Brillaron canciones como Destino Perdición, Blanco y Negro o Baja California.

Ya no llegarían más conciertos hasta la noche. La pereza que me dio seguir solo por el festival me impidió ir a ver a PORRETAS, así que volví con mi grupo al camping. Por las mismas razones que me impidieron ver la totalidad del concierto de Berri, nos perdimos medio FERMÍN MUGURUZA, pero el ex de Kortatu demostró estar en muy buen estado de forma, además de barrer musicalmente al grupo que le seguiría y que partían con la batuta de cabezas de cartel de todo el festival, SKA-P. Me costó mucho entrar en su directo que sonaba realmente bajo (el concierto que más bajo sonó de cuantos vi), y bastante desganado, en el que costaba diferenciar los coros y la guitarra y donde el batería cantó por soleare. Fue su suerte que se apoyaran en canciones de clara calidad, ya clásicas del repertorio del rock español, por lo que su concierto, apoyado en un público que prácticamente hizo karaoke, se salvó de la quema.  Sonaron de una forma muy profesional temas como Cannabis, El Gato López o Romero el Madero.

BaronRojo2013

Después de la jornada de Ska, una de las mayores decepciones del Viña: Barón Rojo. Los Iron Maiden españoles han envejecido fatal, ya que vocalmente no llegan a ninguna de las notas a las que antes llegaban con buen acierto. En guitarras se mantienen, porque no te puedes olvidar de eso, pero más allá de la melancolía y de la naftalina, el concierto no se sostuvo por ningún sitio, y eso que hubo canciones que me hicieron botar dada su incontestable calidad. ¿Quién no ha cantado alguna vez “Hijos de Caín” o ha berreado eso de “Mi rollo es el rock”?

Después de un discreto pero efectivo concierto de EL ÚLTIMO KE ZIERRE, cerramos el festival con una sorpresa, LA RAÍZ, mezcla de todo y nada a la vez pero que llevan muy bien su particular estilo al escenario, manteniendo un buen nivel y sorprendiéndome, si no en grado sumo, sí de  buena manera.

En definitiva, fue un Viña al que le faltó una segunda línea efectiva como así contaba en los anteriores años con grupos que te aseguran un buen directo, como Barricada, Reincidentes, Def con Dos…  Así arriesgó mucho y no le salió bien: el nivel medio fue mucho más bajo que el año que anteriormente conocí, y presupongo que varios anteriores. Sí vi buenos directos, de la mano de grupos como Berri Txarrak, Uzzhuaia, O’ Funkillo o Toy Dolls, pero el resto no subió de un aprobado alto o raspado y eso no da para la queja pero sí para la excepción. Esperemos que el próximo año reúna un cartel más atractivo en el que se pueda empalmar 4 conciertos de calidad seguidos, y que no quede otro experimento como este Viña Rock 2013, en el que lo más fuerte y rompedor fue el tornado que revolucionó el camping.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s