Aburrimiento cíclico

¿Alguna vez habéis pensado en lo cíclica que es nuestra vida? Seguro que sí, que diablos. A lo largo de los años se suceden situaciones una y otra vez cual reloj. Situaciones que acabas asociando a determinados períodos de tiempo y esperan que ocurran. Desde el inicio del curso al comienzo de la primavera, de la final de la Champions a la Navidad, desde el inicio de los escotes en abril a la aparición de las sudaderas.

Más allá de si nuestra vida es un deja vu constante, yo jamás he sentido esa sensación de repetición tan reiterada como con las etapas de las portadas del periódico Marca. Me explico: cada principio de mayo, y durante el mes de junio, Marca anuncia religiosamente tres portadas: la que da fin al ciclo del Real Madrid, desmenuzando y criticando lo que han estado defendiendo y alzando durante diez meses. Otra es la del equipo del próximo año, con fichajes anunciados a bombo y platillo (No hay entrenador, ¿cómo diablos van a saber ya los próximos fichajes?), y por último, la portada en la que anuncian (y esta sí que se torna religiosa) la grandísima cantidad de dinero que se va a ahorrar el Madrid vendiendo a varios de sus jugadores. Normalmente esa cifra anda por 100 millones. En la de este año, las ventas anunciadas son de jugadores como Di María (¿?), Higuaín (¿¿??), Coentrao, etc.

El hastío que me producen estas portadas es equiparable al hastío que siento por un Real Madrid que lleva prácticamente diez años viviendo de las ilusiones de fichajes veraniegos y de nuevos proyectos que se han ido repitiendo sin llegar a nada. Suena desolador que el período más largo de un proyecto en el equipo blanco en la última década ha sido con José Mourinho, ese entrenador sobrevalorado de feo juego y peores maneras que venía a finalizar el ciclo del Barça y que durante su mandato el equipo culé ha conseguido mejor palmarés (Champions, 2 ligas, 1 Copa del Rey) que su tan aclamada trayectoria blanca (1 Liga, una Copa del Rey, y veremos si otra). Los mayores éxitos del entrenador luso han sido deteriorar el vestuario, defenestrar a leyendas del equipo como Casillas o Sergio Ramos, y manchar la imagen del club que siempre se ha vendido como señorial y auténtico.

El Real Madrid, el otrora mejor equipo del siglo XX, sólo logrará no producir hastío una vez que toda su ilusión no se base en los flamantes nuevos proyectos que anuncien los periódicos antes de verano. Logrará producir ilusión todos los años cuando tome un proyecto que sea sano para el club, que sea más tranquilo y por lo tanto longevo, y que apuntale la imagen de club portador del supuesto señorío que se le sugiere. Cuando acabe una temporada sin necesidad de vender a la mitad de los jugadores y del cuerpo técnico. Solo así no se llegará a ese aburrimiento cíclico que únicamente vende humo a los seguidores.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s