Daft Punk – Random Access Memories

daft-punk-cover-650-430_0

¡Vaya Hype se ha montado con Daft Punk! No recordaba tanta pesadez en promoción y comentarios desde el último y otrora pésimo álbum de Coldplay, que ahora no recuerdo el nombre… el que fusilaba El Ritmo De la Noche, ese. El caso es que el grupo electrónico francés, si no contamos la banda sonora de Tron: Legacy, llevaba ocho años sin un disco de estudio.  Sony lleva la promoción a extremos de que, sin conocer ningún tema, ya era el lanzamiento más esperado. Y de repente llegó Get Lucky, con su respectiva explosión.

Get Lucky se ha convertido en uno de los temas del año, esto es así. Hacía tiempo que un tema no gustaba a tanta gente variopinta ni era tan pedido y aclamado. Get Lucky es un hit perfecto, tan pegadizo que desde la primera escucha no te lo puedes sacar de la cabeza.  Las radios no ponen otra cosa, la gente no escucha otra cosa, en youtube no se busca ninguna otra cosa más que Get Lucky. La promoción de Sony funcionó.

Los propios Daft Punk dejaron su nuevo álbum Random Access Memories a descargar gratis desde Itunes. Desde el filtramiento, Daft Punk fueron Trending Tópic mundial durante dos o tres días. En Metacritic mantiene un 87% de valoración, lo cual es aclamación universal. Vamos, que se ha inflado el globo del hype hasta límites insospechados.

Porque Random Access Memories no es ninguna obra maestra, ni mucho menos. Tiene grandes momentos, como la propia Get Lucky (aunque en versión larga pierde) o la increíble y precisa Giorgo By Moroder, más el final exaltado de Contact. O el próximo single (o lo que debería ser próximo single) Lose Yourself To Dance. El resto es soso. No tiene otra definición. Daft Punk se recrean en sus raíces más maduras, más antiguas, como el funk, el soul y el R&B. Dejan a lado en su mayoría el house predominante de su primer disco y el ritmo eléctrico de su segundo, Discovery. No tendría el mínimo reparo en ensalzar la habilidad de recrearse en estilos como estos, pero Random Access Memories  no sobresale en mí, no encuentro más de tres temas que me impresionen o que me tuerzan el trasero. Enfangarse en géneros musicales tan propios de una época es de recibo si la música que se produce es de calidad equivalente a la de dicha época o superior, y el nuevo trabajo de Daft Punk no sobresale más allá de su atrevimiento, de sus ganas de retomar formas ya anquilosadas por los años.  Puedo hacer frente a la falta de velocidad conforme a sus anteriores obras, pero no a que un tema me deje indiferente. Y en RAndom Access Memories encuentro demasiados.

Pese a todo esto, no es un mal álbum. Retornando a ese Giorgio By Moroder, uno de los mejores temas de la banda, una mezcla entre el monólogo de Giorgo con un electro jazzísitico en clave in crescendo,  canciones como Get Lucky o Lose Youself To Dance me hacen moverme, Touch me hace detenerme en la escucha y Doin’ it Right y Contact me arrasan cuando más estoy pidiendo la hora al álbum. Pero en comparación a sus dos obras maestras, tanto el ácido Homework como el comercial pero brillante Discovery, Random Access Memories es bueno y digno, pero demasiado insulso. Pese a todo, lo inflado de su promoción no provoca irritación, sino sensación de poco recorrido al hype. Y tampoco me resulta inconveniente que se monte un hype de un grupo tan bueno como Daft Punk, si así acerca a nuevo público a sus inconmensurables primeras obras.

Mylo Xyloto era el álbum de Coldplay que no recordaba. Menuda basura.

Valoración: Disfrutable pero insulso álbum, muy inflado de antemano. 6/10

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s