24 Horas de completo bochorno.

efe-tren-noche-02--644x362

A la hora de informarnos sobre el trágico accidente ocurrido ayer en las proximidades de Santiago de Compostela, la gran mayoría de la población española recurrió a las redes sociales, que tanto nos recuerdan que no debemos utilizar a la hora de buscar información contrastada, y a un formato informativo mil veces vilipendiado y que sin embargo se mantiene al pie del cañón e incluso con más fuerza que la televisión: la radio. Gracias a programas como Hora 25 de Cadena Ser (que después de informar desde el minuto uno, bien merece un poco de publicidad) pudimos estar enterados de todo lo que aconteció durante y después del accidente. Gracias a los buenos periodistas que podemos encontrar en Twitter (la mayoría de ellos, en medios medianos o directamente en paro) y a los profesionales que abanderan la mayoría de canales de radio pudimos seguir el avance de las noticias: el incremento del número de muertos, las tareas de ayuda de los servicios médicos y de los cuerpos de seguridad; la petición de donación de sangre y la ayuda de miles de gallegos prestándose tanto a cualquier acto que pudiese servir para ayudar tanto a la zona cero como a los familiares de los pasajeros.

El formato a priori más utilizado, la televisión, quedó completamente retratado. Las buenas maneras periodísticas quedaron en Internet y radio: los trabajadores de televisión, y concretamente de un par de cadenas de las que hablaré a continuación, llevarán cual losa la mala atención prestada en el día de ayer. El único canal que se prestó a dar parte del suceso a más o menos la hora acontecida fue El Gato al Agua de Intereconomía y únicamente por ser un programa de actualidad y debate que se emitía a dicha hora. Telecinco no cambió en ningún momento su programación. La Sexta esperó al final de Juego de Tronos para dar un especial informativo. Pero ninguno llegó tan bajo como 24 Horas.

El canal 24 Horas fue, durante su puesta en marcha, el mayor acierto de la televisión pública durante el mandato de Zapatero. Información contrastada en mayor medida, veraz y de rápida difusión durante todas las horas del día, un elemento indispensable para la averiguación e indagación del ciudadano. Pero en pleno 2013 ha pasado a ser el retrato perfecto de los recortes en la televisión pública y de la nulidad e incapacidad de los gestores de esta durante el mandato vigente de Mariano Rajoy. Si ya el nivel de sus profesionales ha descendido notablemente; si el bajo presupuesto ha mermado su capacidad de acción y su corriente marcadamente ideológica ha imposibilitado la información total y neutral, su cada vez más marcada dejadez la ha terminado por ahogar de forma estrepitosa. A las ya continuadas quejas de sus noticias orientadas más a ensalzar el gobierno que a despotricarlo o al poco seguimiento de las manifestaciones multitudinarias ciudadanas y de la represión policial, ayer llegó la confirmación de que el canal ha pasado a ser una de las peores opciones a la hora de informarse íntegramente de los hechos que sucedan en nuestro país.

El Canal 24 horas cometió los que para mí son los tres peores errores que pueda cometer un medio periodístico:

  • Retraso informativo: Durante una hora y media dio la sensación de que RTVE no se había enterado de que había sucedido un accidente. Si la tragedia ocurrió cerca de las ocho horas y 30 minutos, 24 horas empezó a informar de lo ocurrido entre las diez y media y las once de la noche. Por si fuera poco,  su información estaba bastante retrasada respecto a la que ya manejaban radios y redes sociales: cuando 24 Horas hablaba de entre 10 y 15 muertos, en Cadena Ser ya aproximaban el número a 35 fallecidos. Curiosamente, 24 Horas achacó este retraso al “colapso de Internet”. Pensar que internet pueda colapsarse, y más ayer, solamente puede partir de un mentiroso, o de un absoluto desfasado.
  • Información poco contrastada, sin editar y especialmente violenta: Una vez 24 Horas se puso a emitir continuadamente acerca del accidente, su retransmisión  quedó en un único locutor al que le iban llegando la información tarde, de forma apresurada y prácticamente sin contrastar. De fondo, en pantalla, las mismas imágenes cruentas del accidente, remarcando piernas de fallecidos ya tapados por mantas y toallas, una y otra vez. Al llegar tarde a la noticia, 24 Horas emitió prácticamente sin filtro alguno: una vez le llegada una noticia, la sacaban a la palestra. Sin editar, sin contrastar.

Notorio fue también el hecho de que mezclaron imágenes de otro accidente de tren ocurrido en la provincia de Albacete en 2003 como si fuesen imágenes del acontecido ayer. Un total engaño al espectador que no debería pasar impune.

  • Manipulación: Durante prácticamente una hora la cadena se retrajo en la declaración de los vecinos y testigos que afirmaban haber oído un golpe o explosión antes de que el tren chocara definitivamente. Su instancia llegó a hacer creer que estaban buscando doble significado al accidente. También se laureó innecesariamente a las fuerzas políticas que han intervenido a lo largo de la noche en los acontecimientos: se publicitó desmesuradamente la llegada de la Ministra de Fomento Ana Mato al lugar de los hechos durante la madrugada y en la rueda de prensa a Rajoy este mediodía le han agradecido su rapidez para llegar a Santiago. ¡Este mediodía!

El mundo periodístico en su totalidad debería llevarse las manos a la cabeza ante este hecho: que el canal únicamente informativo de la televisión española retransmita de tal manera es para echarse a llorar. Con tanto buen profesional en el paro es deleznable una emisión tan cochambrosa, engañosa y tan mal hecha, retrayéndose en la carnaza cuales buitres de la prensa amarilla, llegando tarde a toda información e intentando engatusar al espectador con imágenes cruentas o directamente falsas. Si quedase algo de ética y dignidad, 24 Horas hoy debería ser una pantalla negra. Si de verdad existiese la ética y el rigor informativo en RTVE, este insulto a la profesión periodística no hubiese pasado.

¿A qué espera el consejo de RTVE para adoptar medidas ante tal retroceso informativo? ¿A que nadie vea la televisión pública? ¿A que todo el mundo les señale como uno de los peores medios del país? ¿Dónde quedaron las intenciones de asemejarse a la BBC?  ¿En vulgares politiqueos? ¿En la utilización meramente panfletaria de sus medios? Tengo bastante claro que, si fuese trabajador del canal informativo 24 Horas, aunque me limitase a abrir y cerrar sus puertas, no podría levantar la cabeza del bochorno y vergüenza. Que es lo que todos, hoy, nos dedicamos a sentir por ellos. Vergüenza.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s