Arcade Fire – Reflektor

arcade-fire-reflektor-cover-500x500

Aspirar a un disco doble está reservado para los más grandes. No es fácil entregar dos álbumes a la par sin aburrir o extasiar al oyente: tal ardua tarea está reservada para grupos como The Who o Led Zeppelin. Si encima el álbum es conceptual, el riesgo es doble. Hay dos formas de acabar tras un disco doble conceptual: o la moneda ha dado cara y el grupo ha parido una obra maestra, o el descalabro es tan enorme que la estela del álbum ambicioso acompaña al grupo durante toda su carrera discográfica. Arcade Fire no ha entregado una obra maestra, pero tampoco le han hundido ningún barco: Reflektor es un disco complicado, exageradamente en las primeras escuchas, debido a su producción enfocada a la electrónica (no en vano produce James Murphy, líder de LCD Soundsystem) y a la excesiva duración de sus canciones. 13 temas con un metraje total de 75 minutos se tornan poca cosa para un disco doble. Recordando, además, que el álbum acaba con 5 minutos de puro silencio.

Este ambicioso proyecto, una piedra difícil para un grupo que metía ya pie y medio en el rock de estadios, no es una obra maestra: la duración,  varios momentos reiterativos y ciertas partes donde se puede detectar sobreproducción, estarán ahí y podrán ser defectos camuflados con las escuchas, epro siempre presentes. Pero,  si es cierto que Arcade Fire no solo salen bastante airosos de su propia ambición, sino que entregan bastantes canciones de grandísima factura, que con las sucesivas escuchas logran ponerse a la altura de la leyenda. Incluso algunas de ellas tienen derecho a tener leyenda propia, como el emocionante single homónimo, la intensa We Exist, el precioso dúo Oh Euridice / Oh Orpheus (Awful Sound/It’s Never Over) o la bonita, y muy Arcade Fire, Afterlife.  Los seguidores llegados tras el más accesible y rockero The Suburbs, el tercer largo de la banda, si bien tardarán en acostumbrarse a canciones como Here Comes The Night Time (quizá el tema que mejor refleja las virtudes y defectos de Reflektor), se reconciliarán con la banda en la triada final del primer disco, Normal Person – You Already Know – Joan Of Arc.

Pese a sus defectos, todos llegados del exceso de ambición, Reflektor contiene las virtudes necesarias para ser un muy buen álbum que muestra que Arcade Fire están uno o varios puntos por encima de sus coetáneos.  Y pese a su difícil accesibilidad y errores, está a la altura de la discografía de la banda, tres primeros álbumes que rozan la excelencia, a pesar de no ser comparable a estos (lo cual se agradece). Y conforme mayor sea el número de escuchas de Reflektor, más crecerá este para el oyente.  Si bien el primer CD es más intenso que el segundo, este es el más favorecido a cuantas más vueltas se le dé al álbum.  Un gran largo de una banda llamada a marcar el ritmo de la música en este comienzo de siglo XXI, que demuestra ser imparable, incluso para ella misma.

Valoración: Pese a sus defectos, gran álbum de una banda mayúscula. 8´5

Pd: Para el que suscribe, Reflektor es el tema del año.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s