RAMÓN LOBO: ”Viajar te permite resucitar, porque de alguna forma, la educación mata.”

 

Fotografía de Laura García

Fotografía de Laura García

A Ramón Lobo (Venezuela, 1955) le ha apetecido tomar un té con nosotros. Nos cita en el centro de la ciudad, la plaza de Ópera, que siempre suele estar abarrotada de gente que la elige como punto de encuentro. Lobo aparece a lo lejos, con la vista al frente y las manos en los bolsillos de un abrigo rojo. Su voz suena cálida ante la bienvenida mientras nos invita a un viejo bar de la zona que suele frecuentar. ”Aquí no habrá problemas para el audio”, craso error. Pero nada impidió callar su voz. Estudió en la Universidad Complutense de Madrid hasta que comenzó a trabajar en diversos medios como Cinco Días o el Heraldo de Aragón. La mayor parte de su carrera profesional la llevó a cabo en El País hasta el ERE que barrió a los profesionales del diario en 2012. Desde entonces colabora con El Periódico, InfoLibre, JotDown… y escribe en su blog, http://www.ramonlobo.com.  En esta entrevista Lobo nos cuenta sus experiencias como periodista especializado en conflictos armados y su punto de vista frente a diversos temas. Tras las tres horas que compartimos con él, insistió en invitarnos a las bebidas, después, se despidió y, sin más, desapareció entre los transeúntes de la Plaza de Isabel II.  

Ha afirmado en múltiples ocasiones que tuvo claro que quería ser periodista a los 12 años, ¿cuándo supo que quería dedicarse a cubrir conflictos?

Quizás sobre los 19 o 20 años porque conocí al periodista Ricardo Ciudad que es uno de los históricos de TVE de aquella época, que viajaba a Vietnam y había estado en Palestina y había escrito un libro sobre la Resistencia. Les tenían fichado los israelíes y contaba cosas interesantes; había estado en Libia, en el desierto. Nos contaba historias junto a mi amigo de la infancia, Jesús Álvarez. Nos contaba historias y yo quería eso. Pero luego toda mi carrera fue en otra dirección hasta que pasaron los años. Yo no conseguí hacer esto hasta después de quince años después de la posguerra.

Decía Enrique Meneses que lo que tenemos que hacer los estudiantes de periodismo es sacarnos un billete con destino a Siria y cubrir la guerra, ¿realmente es tan fácil?    

A Siria no iría ahora mismo porque están secuestrando a todos los periodistas. Pero sí. Quizás cuando acabéis Periodismo la mejor salida sea comprar un billete de ida e irse a otro sitio. Pero no ya para conseguir trabajo, creo que es muy importante pensar que estás en una profesión que te descubre la vida, por eso es un maratón, es un camino muy largo que te da tiempo de hacer muchas cosas; te rodeas de gente con prisa, y que te confunde y piensas que esa es la velocidad a la que tienes que ir. Y no, yo creo que hay que encontrar tu velocidad. Tratar de disfrutar. Me pasó con una compañera vuestra de periodismo hace unos años, que me hizo una entrevista y un año después me escribió para decirme que no sabía si hacer un máster. Estaba confusa, le costaba 2.500€. Me pasó la lista de profesores y uno de ellos era Miguel Ángel Aguilar, -supongo que sería una persona que pasaría de darle una charla-. Y a Miguel Ángel lo puedes escuchar gratis en La SER. Yo no pagaría un duro por escuchar a ninguno de estos. ¿Y por qué no te vas a la India? Ese mismo dinero lo puedes pelar en un viaje, ponte un objetivo; cuánto consigues durar con ese dinero. Y escribe un blog o un diario, nadie se lo va a leer ni vas a encontrar trabajo, pero te va a formar más como persona que cualquier máster de 2.500€. Es lo que decía Meneses: coge el avión y vete. Fórmate como persona. Si luego vas a ejercer periodismo u otra cosa, da igual, pero tienes que formarte como persona. Viajar te permite resucitar, porque de alguna forma, la educación mata. Tienes que encontrar lo que quieres ser, si luego eres una persona viva y te mueves, eso se va a notar en tus gestos periodísticos. La ilusión y la curiosidad es lo esencial.

¿Qué opina de que la información internacional esté en manos de freelance? Decía Antonio Pampliega, en palabras textuales: ‘’No tiene sentido trabajar para los medios españoles. Yo no me juego la vida para que me den miserias por una crónica’’.

A Pampliega se le ha ido bastante la cabeza. Creo que está muy bien lo que ha hecho, es un referente para gente como vosotros de cuál es el camino a seguir. Él iba a Siria pero, evidentemente los medios españoles te pagan una mierda y a veces no te cogen el teléfono, pero él iba y los medios extranjeros tampoco pagan mucho más. Él hacía vídeos y se los vendía a AP, que sí paga bien los vídeos (te puede pagar uno a 1.500$), pues con que vendas dos, ya te puedes tirar un mes en Siria. Pero cuando tienes 32 años y llevas uno y medio haciendo esto, tienes que entender que estás en periodo de formación: vale, estás en Siria, ¿pero quién eres? ‘’Yo soy Antonio Pampliega’’, ¿y quién coño es Antonio Pampliega? ¿Tú de qué presumes? ¿Qué partido has jugado? ¿Contra quién has empatado? No eres nadie, tienes que crearte un nombre. Es una putada pero eso nos ha pasado a todos, a mí para mi primera entrevista me pagaron 200 pesetas. No me comía el coco diciendo lo poco que me habían pagado. Él en dos años se ha hecho un hombre. Se ha ido a Honduras porque le recogió Alberto Arce, se estaban volviendo locos con el conflicto de Siria, lo estaban viendo casi de una forma enfermiza, y esa forma de viajar es cuando tienes muchas posibilidades de que te maten. Yo creo que lo que hay que tener es humildad y paciencia, a él le faltaban las dos cosas. Podemos discutir que el hecho de que un medio, estando en Siria, te pague una miseria, es vergonzoso. Me acuerdo de un día que escribió una cosa en Facebook diciendo que estaba cabreado con El País porque había publicado una serie de reportajes sobre Siria de un escritor que se llama Jonathan Littell, que también salió en Le Monde, y Antonio Pampliega escribió cabreado diciendo que por qué El País publica a un escritor extranjero, y El País publica a quien le da la gana. Ahora, ¿que El País no tiene derecho a no cogerte el teléfono y pagarte 50 euros? Evidentemente. Yo creo que Antonio, si recupera un poco la humildad le puede ir muy bien, porque ha hecho cosas interesantes.

El periodismo de guerra, ¿es más arriesgado a nivel físico o psicológico? 

Yo creo que más bien psicológico, a largo plazo. Físico casi ni te das cuenta porque vas a los sitios convencido de que eres inmortal. En ningún momento te planteas que te puedan matar o dejarte invalido, esto no te lo planteas, porque si no, no irías. Sí hay momentos en los que puedes estar en medio de algo gordo, y entonces te acojonas, dices ”¿qué coño hago yo aquí?”. Pero entonces no puedes hacer nada. El miedo físico lo tienes muchas veces al regreso, cuando vuelves a tu casa y recuerdas que has hecho tonterías, que te la has jugado. Las emociones son muy complicadas de manejar. Hay sitios a los que vas y vuelves y no pasa nada, pero hay otras veces en las que, por alguna razón, vuelves herido. Muchas veces lo sabes y otras no. Cuando vuelves herido no sabes el tamaño de la herida, pero se mantiene siempre en ti y, al final, todas esas heridas se juntan. Conozco un trabajo que hizo un psiquiatra indio-canadiense sobre periodistas anglosajones, y la conclusión era que el 20 tantos por ciento tenían shocks post-traumáticos. Yo los he tenido dos o tres veces. Y es posible que tenga algún remanente porque a veces cuando entro en conexión con las cosas que me duelen, me duelen mucho, me emociono. Lo vivo también como una riqueza… tengo una intensidad emocional que si la sé manejar puede ser positiva o para mal.

¿Qué es lo que más ha aprendido en todos esos frentes?

Pues que las cosas importantes son muy pequeñas. Y yo ya lo sabía, porque soy de esa frecuencia horaria. Pero se te olvida mucho, crees que lo importante es otra cosa. Cuando me compré la casa en la que vivo, y el coche, son las dos únicas veces que he pedido un crédito en mi vida, me dijo el del BBV: ‘’Enhorabuena’’. Y yo dije: ”Enhorabuena no, porque la acabo de cagar”. Lastrar toda tu vida por tener una casa muy grande, un coche… no es importante. Todo eso puede desaparecer. Al fin y al cabo, cuando estás en contacto con gente que no tiene nada y ves que tiene una enorme riqueza, chupas de esa riqueza y vas notando que los viajes te van haciendo más rico, pero de algo que no se ve. Y entonces, eso es lo que te da los viajes. Siempre he tenido una idea, un poco estúpida, que es un juego literario y es que cuando te estás muriendo corre una película de tu vida, ahí están las imágenes esenciales, y no va a estar ninguna por las que has luchado: la casa enorme y la casa de la playa. Eso no va a estar. Yo cuando veo la nieve me emociono mucho porque yo me críe en Venezuela y cuando me trajeron a España, con seis años, vi la nieve, me tiré a ella y me queme las manos. Y cuando leí Cien años de Soledad que empezaba con el Coronel Aureliano Buendía ante el pelotón de fusilamiento y se acordó del día en que su padre le llevó a conocer el hielo… eso es verdad. Cómo se te va a olvidar eso. Entonces, eso es lo que importa.

 ¿Qué opina de la posición de España frente a los diferentes conflictos internacionales y la desmesurada exportación de armas? Vender armas para matar a un pueblo. ¿Lo considera moral?    

Yo no soy pacifista ni cosas de estas pero no me gusta la guerra. No me gustan las armas tampoco. No me gusta la gente que lleva armas, pero entiendo que las armas pueden servir. Por  ejemplo, si se hubiera intervenido en Bosnia en abril del 92, no hubiera habido guerra ni civiles muertos. Una intervención militar, con el uso responsable de las armas podría haber evitado un daño mayor. Lo que no voy a decirte es que no se prohíban las armas, pero creo que tiene que haber un comercio transparente: toda arma que se venda en España debe ser aprobada por el Parlamento y debe discutirse públicamente. Tenemos que saber a quién vendemos y cuánto. Luego, debería haber una norma ética, no vender armas a países en conflicto. Donde se venden las armas son en países donde precisamente se violan los derechos humanos que utilizan las armas contra su propio pueblo o los países en conflicto. Pero nosotros no lo sabemos, España con Zapatero aumentó un 40% sus exportaciones; a Gadaffi cuando vino en 2009 se le vendieron bombas de racimo, ¿por qué se le venden bombas de racimo a un tipo que no tenía conflicto con ningún otro país? Sólo tenía un régimen dictatorial represado por su propio pueblo. ¿Para qué necesita esas armas? De los seis principales exportadores de armas, cinco se sientan en el Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas con derecho a veto, ¿estos son los que van a dirigir la moralidad de la política exterior? Yo creo que las ONG’s cuando se han unido y han hecho campañas para las causas de los problemas, han estado bien. Porque se consiguió prohibir las bombas de racimo, las minas antipersonas y ahora se está peleando para limitar el uso de las armas ligeras, responsables de la muerte del 90% de personas que mueren a diario. Es ese el camino.

Afirmaba Gervasio Sánchez que mientras haya guerra, habrá dinero.

Sí, y al revés también. Mientras que haya dinero habrá guerras. Nosotros somos una raza guerrera. El hombre es un animal muy peligroso, es el único capaz de matar sin sacar nada a cambio. Los animales normalmente matan para comer, porque tienen hambre o miedo, pero nosotros podemos matar sin ninguna de esas necesidades.

Ha dicho en anteriores ocasiones que Twitter y Facebook son ‘’pequeñas ventanas’’ a la libertad pero, ¿cómo influyen las redes sociales en la cobertura de los conflictos armados?    

Está muy bien porque te permite transmitir con enorme velocidad, cuando antes tenías que dedicarle dos o tres horas de espera para transmitir en una agencia a través de satélites, con maletones enormes que teníamos que llevar nosotros… grandes televisiones, ahora puedes mandar fotos o vídeos. Eso está muy bien, que ya no haga falta llevar tarjetas con documentos para los nombres de los ministros para escribir las crónicas; ahora vas a Google y lo buscas, con lo cual ganas tiempo. Puedes mirar al mismo tiempo lo que están haciendo otros periódicos, Al Jazeera. Pero todo esto tiene un defecto y es que facilita el trabajo para el periodista que no sale a la calle, facilita a tus jefes la sensación de que ellos saben lo que está pasando, con lo cual… en vez de llamarte para decirte ‘’buenos días, qué es lo que tienes’’, te llaman para decirte ‘’queremos setenta líneas de esto’’. Funciona así. Yo creo que después, Twitter es una herramienta más personal, que te permite una lectura de titulares; pero tienes que tener la misma actitud que tienes ante todo lo demás: hay que comprobar las fuentes. También es importante porque en el mundo que nos movemos si tú no tienes Twitter en el trabajo te van a decir ‘’que pase el siguiente’’, en Estados Unidos lo miran mucho (cuántos seguidores tienes y a quién sigues). Esto, junto al blog, es tu currículum. 

También, decía el maestro Meneses que el miedo es paralizante, ¿le ha paralizado a usted alguna vez? ¿Qué teme Ramón Lobo?

No temo a casi nada. Tengo una compañera que me dice que los que decimos esto mentimos. Una vez tuve mucho miedo en Grecia, cuando hubieron una serie de incendios en el Peloponeso. Íbamos en el coche el fotógrafo y yo metidos en una mala zona, conducíamos hacia un pueblo y ahí me giré y le dije que no, que no podíamos subir, que teníamos que retroceder. Y él decía que no, que teníamos que seguir. Entonces me bajé del coche y le dije que le dieran por culo. Fue él y yo hice una locura mayor, que fue subir caminando, pero me sentía más seguro caminando que ir en coche donde sentía que no tenía posibilidades de escapar.

Aparte del fuego, ¿cuál ha sido la situación más peligrosa en la que ha estado? 

No lo sé. El sitio más peligroso, Chechenia. Fue la primera guerra, no recuerdo las fechas, no sé si en el 94 o algo así. Ahí pasé mucho miedo porque era muy peligroso, había aviación, artillería pesada… Yo había estado en Bosnia antes y allí sólo habían morteros y francotiradores. Aquí habían todo eso más aviación y artillería pesada. Pero miedos personales… tengo uno, tuve una novia que me dijo una cabronada, ‘’tú acabarás solo con una tía que acabas de conocer’’. Entonces, me encanta la soledad pero me da miedo quedarme solo. Esa voz. Pero la soledad me gusta, aunque a veces hayan momentos en los que te apetecen estar con gente y no puedes, y siempre estás solo. Eso es una situación dura.

En una ocasión, tuvimos la posibilidad de conversar con Arturo Pérez Reverte, y este nos dijo que, cuando cubres una guerra, lo fundamental es que nadie te esté esperando en casa, ¿cómo lo ve usted?    

Claro. Si te está esperando alguien, no sé. A veces eres tú quien tiene que tomar la decisión de prolongar el viaje. Y si tienes a alguien que te está dando el coñazo, pues igual no lo prolongas y la cagas. Yo creo que una mujer no importa. Igual, puede afectar más un hijo, ahí es cuando puedes empezar a tener miedo de perder algo. Yo nunca he tenido hijos, he tenido novias y eso, pero la verdad no pensaba mucho en si me pasaba algo quién quedaba atrás. Ni siquiera mi madre. Mi madre un día que fui a Ruanda, -no estoy completamente seguro de que esto fuera así-, el avión que yo dejé luego lo secuestraron y se estrelló, entonces se lo conté a mi madre y ella dijo que podría haber cobrado el seguro, añadí esa historia a uno de mis libros y ella se cabreó. E igual no estaba tan mal.

Y bueno, no le voy a preguntar sobre la situación actual del periodismo, porque lo vemos cada día pero… ¿cómo será la situación de los futuros periodistas? ¿con qué tipo de situaciones nos encontraremos? ¿cuáles serán nuestros frentes? 

Uno mucho más digital en donde casi todo va a ser a través de medios que surjan en Internet. Espero que se pueda cobrar y vivir del periodismo, yo creo que sí. Lo que pasa es que ahora estamos en un periodo después de una gran revolución, es como si se hubiera producido una explosión: hay muchísimo humo, polvo, y no ves. Y dices ‘’¿esto va a ser así?’’. Esto no va a ser así. El polvo desaparece. Yo me imagino que medios escritos, muchos van a desaparecer, aquí en España creo que hay algunos que están bastante claros que no van a poder mantenerse en el tiempo. Surgirán otros, ahora hay algunos experimentos en Internet muy interesantes, InfoLibre, no soy objetivo porque colaboro ahí, creo que saca muy buena información pero no está consiguiendo el crecimiento en suscriptores que necesita para sobrevivir. Si esto no cambia en los próximos meses, no sobrevivirá. El Diario me gusta menos, me cae muy bien Nacho Escolar, pero le veo dos defectos: Nacho es muy bueno, tiene gente muy buena, pero no tienen tan buena información, pero como ellos son muy buenos en las redes se mueven muy bien. La ventaja es que están en abierto, en InfoLibre tienes que hacerte socio, en cambio en El Diario se lleva el camino opuesto, primero lo lees y luego te lían para hacerte socio. En El Diario, los opinólogos son todos del 15-M, pero a parte del 15-M digo yo que habrán más discursos. Gente de izquierdas, habrá gente de derechas inteligente. No es un medio que yo pueda leer y me baste. Creo que lo van a tener más fácil los medios que son nicho; revistas como El Economist, New Yorker o periódicos como el Financial Times. Lo tienen más fácil porque tienen una comunidad de creyentes y son más necesarios. En España hay dos comunidades de creyentes muy interesantes: Mongolia y Jot Down.

Meneses, un día de las últimas veces que estuvo en el hospital, al final, le fui a ver y me dijo, ‘’ha habido tres grandes eras para el hombre: cuando el hombre de las cavernas decidió que si cultivaban alimentos al lado de la caverna era más seguro que ir a buscarlos al bosque y que le atacaran los animales, ese es un momento fundamental, otros, cuando se inventa la escritura y otro en 1868’’. Le digo, ‘’¿por la Revolución Francesa?’’, y me dijo que no, sino porque era la primera vez que se transmitía un documento de ordenador a ordenador. Él se salta a Gutemberg pero, si aceptamos este juego como si le metemos, estamos del 68 hasta aquí, casi nada. Ahora hay mucha gente que se escandaliza, ‘’es que en Internet no se lee’’, es verdad, se pica, ‘’estamos creando una juventud con una mente de 140 caracteres’’, vale pero si esos 140 caracteres son brillantes qué hay de malo. Todo esto creo que son espacios intermedios avanzando a otro tipo de sociedad, quiero pensar que la sociedad que está surgiendo va a seguir exigiendo información honesta, equilibrada, comprobada, compleja… para entender el mundo en el que vive. Y ahí estamos nosotros. Si no somos capaces de ofrecer esa información porque lo único que hacemos es copiar y pegar y despedir periodistas, pues esos medios no van a tener, evidentemente, nada que decir en el futuro.

El personaje de Howard Bale en la película Network, delante de 67 cadenas estadounidenses, pide a la nación que actúe con la frase ‘’estoy más que harto y no pienso seguir soportándolo’’, refiriéndose al poder de la TV y la situación de crisis del momento. Usted decía para Jot Down que ‘’toda crisis es una oportunidad, un cambio, un renacer’’. ¿Qué ha significó este renacer para usted?

Seguir peleando. Hice un blog llamado ”Este fuerte no se rinde”, después no supe qué hacer con él porque era una gamberrada, era simplemente para joder al periódico. Yo creo que renacer es mantenerte. Estaba programado para jubilarme en un puesto de trabajo muy bien pagado, etc. Estamos programados para morirnos en ese puesto de trabajo, es como todo. Sales a la calle y puedes decir, ”qué desgracia, estos hijos de puta de El País”, y montarte una película desde el rencor y el odio. Pero eso no lleva a ninguna parte, yo no tengo ningún rencor ni odio. Hay unos directivos que han tomado su decisión por venganza personal, porque les caía mal, pero es mi opinión. La suya será que soy un cabrón y no sé qué. Igual tienen razón. Entonces, de nada sirve discutir el por qué. Se ha producido y ya está. Ahora tienes oportunidad de hacer cosas; ahora mismo estoy ganando la mitad y tengo el doble de libertad, puedo hacer lo que me de la gana. Me lo paso bastante bien. Ahora vivo en Madrid, me gusta, tampoco tengo nada de arraigo… ahora con el dinero de la indemnización estaba tentado por comprarme una casa en Galicia en un pueblito. Y sigo trabajando.Pero quien dice Galicia dice Canarias.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s